About Artist

El entusiasmo transformador, la ilusión sin límites, el lenguaje del color en un idioma cifrado en la vida misteriosa del ser humano. Arte es el misterio del interior, en lo profundo del ser, sentimientos que tienen que ver con amores, temores y miedos, circunstancias de las vidas de las personas, imágenes que hablan directamente al entender del alma de las personas, en un lenguaje que se siente y se presiente, ya no importa lo que se ve, importa lo que se siente, porque lo invisible existe solo porque no se ve. En definitiva la verdad de la vida está, en lo que no se ve a simple vista.

Jesús Martín nació en 1977 en La Palma (islas Canarias), estudió y trabajó hasta 2004, momento en que se trasladó a Tenerife (islas Canarias). Su pasión por el arte comenzó a temprana edad.

Jesús Martín trabajo en la industria de  la construcción como encargado de obras.

Mientras trabajaba siguió explorando diferentes medios de pintura, y pintaba cada día por las noches y los fines de semana, y decidió, finalmente, convertir su pasión por el arte en  una profesión en 2011. Desde ese día, no ha habido vuelta atrás.

Jesús Martín cree que la inspiración no es tanto un estado puntual en el que se encuentra envuelto el artista para crear y hacer cosa nuevas. Él cree que la inspiración se encuentra innata en la persona del artista y que por tanto, al poseer esta cualidad la va descubriendo y desarrollando cada día al paso del tiempo.

Jesús Martín trabaja con la energía con el sentimiento en el campo de lo espiritual, que es donde él cree que está lo verdadero de todas las cosas, el misterio de la vida, eso que no tiene explicación aparente y científica, mostrando en cada trabajo ese lado que nos es invisible a la vista pero que podemos ver con el Alma.

Jesús Martín es un pintor fundamentalmente figurativo y paisajista aunque también trabaja la abstracción. Es una pintura de taller, aunque más que taller se podría llamar de laboratorio, ya que allí es la energía la que trabaja profundamente las obras. Él desea traducir su conexión con la energía en cada lienzo tratando de contar la historia de esa parte de la vida que es lo que conocemos como misterioso, esto es aparentemente invisible al ojo humano, pero, sí que se puede ver con los ojos del alma. Cada golpe de pincel es una manifestación de su profunda y enraizada espiritualidad.